SÍGANOS EN...

UBICACIÓN

 

TELEFONO: (57)3142267074

 

¿Qué es la Espondilólisis - Espondilolistesis?

 

 Es importante saber, que estas dos patologías son relativamente frecuentes, pero suelen ser asintomáticas y en la mayoría de los casos no requieren tratamiento. Es más común que se presente en el nivel entre las vértebras L5-S1.

Cuando la vértebra desplazada lo hace hacia atrás se denomina entonces retrolistesis. 

Fuente. Tomado y traducido de Netter´s Clinical Anatomy. 2010


¿Por qué se produce?

Entre las causas que producen esta patología tenemos las de origen hereditario y congénito (espina bífida), o también las de origen adquirido, es decir, que se adquieren durante la vida (traumática, postquirúrgica, patológica y degenerativa). El estrés y los microtraumas, así como la práctica de deportes donde se involucra la hiperextensión (estiramiento excesivo) o estrés de la columna lumbosacra como la gimnasia, el fútbol americano y la lucha libre pueden ser causas que produzcan la patología. 

 

¿Qué síntomas se relacionan con la espondilolistesis?

La espondilolistesis en general no presenta síntomas, por lo que los defectos se descubren como hallazgo ocasional en las radiografías obtenidas por otras razones.

Por lo general los síntomas comienzan de manera insidiosa durante la adolescencia como un dolor intermitente en la espalda baja, agravándose el dolor al caminar o al pararse. En ocasiones el dolor puede aparecer en las nalgas y cara posterior del muslo, e incluso más tarde puede desarrollarse una ciática unilateral. Ésta se acompaña de trastornos sensitivos y motores que pueden deberse a la protrusión de un disco intervertebral, más a menudo del que se ubica entre L4 y L5. Los síntomas radiculares pueden asociarse a espondilolistesis grave.

Solo en uno de cada diez pacientes con espondilolistesis se van a notar cambios como: cambios corporales, lumbalgias, dolor irradiado o signos neurológicos.

 

Me diagnosticaron inestabilidad segmentaria ¿Qué debo hacer?

Luego de realizar las medidas diagnósticas, radiografías, tomografía axial computarizada, gammagrafía y RMN y que el especialista nos determine el grado de espondilolistesis, debemos evaluar, qué tipo de tratamiento se requiere.

 En la mayoría de los casos, la limitación de las actividades, la fisioterapia con rehabilitación de la musculatura espinal y abdominal, así como el uso de un soporte lumbosacro o una ortosis rígida para el dorso (sobre todo en personas sedentarias y de edad avanzada) resultan suficientes. En personas jóvenes cuya espondilolistesis esté generando dolor, la cirugía está indicada.

 Recuerde que la cirugía está indicada en solo algunos casos especiales como:

  • Espondilolistesis dolorosas que presentan lumbalgia o dolor radicular que no responde a tratamiento conservador.
  • Cuando hay una compresión radicular con déficit motor,
  • Las espondilolistesis cuyo desplazamiento esté aumentando en radiografías sucesivas.
  • Las espondiloptosis por modificar la estática vertebral y el equilibrio de la pelvis, la indicación quirúrgica es aquí necesaria, aún en ausencia de compresión radicular.

En la actualidad, las espondilolistesis tipo I, pueden ser tratados con alternativas mínimamente invasivas como: 

  • foraminoplastia endoscópica lumbar
  • instrumentación percutánea 

 

Del tipo II en adelante, se requieren procedimientos abiertos o tradicionales de laminectomía, foraminectomía, e instrumentación transpedicular, en algunos casos, hay que hacer abordajes por vía anterior. 

 

¿Hasta qué momento debo continuar con el tratamiento médico?

 El tratamiento médico debe ser siempre la primera alternativa, sin embargo, cuando la calidad de vida esté comprometida y el dolor no se pueda controlar con analgésicos, terapia física y bloqueos se deben pensar en alternativas quirúrgicas.