SÍGANOS EN...

UBICACIÓN

 

TELEFONO: (57)3142267074

 

¿Qué es cirugía abierta?

 

 La cirugía abierta está indicado en ciertas patologías y pacientes en donde se sabe la cirugía de mínima invasión no tendrá los resultados esperados o simplemente está contraindicada, como algunas hernias discales extruidas migradas y/o secuestradas. Asimismo, se indica de urgencia, cuando hay pérdida del control de los esfínteres vesical o rectal (incapacidad para controlar la emisión de orina o heces) y cuando hay una zona de anestesia en silla de montar (pérdida de la sensibilidad a nivel de los genitales, recto y en la entrepierna).

La cirugía abierta se realiza siempre bajo anestesia general y con una incisión (herida) de mínimo unos 5 cm en la parte media de la espalda. Con el fin de llegar al área afectada, se separan los músculos de la espalda hasta llegar a la columna. Una vez allí, se debe retirar una porción de hueso vértebra y una pequeña porción del ligamento amarillo. Esto permite visualizar directamente la raíz nerviosa. Allí, el siguiente paso es retirar cualquier estructura (hueso, disco, ligamento, fibrosis) que este comprimiendo la raíz. Una vez se asegura que la raíz esté libre, se suturan los músculos y se cierra la herida.

 

¿Qué es cirugía de mínima invasión y cuáles sus ventajas?

 La cirugía de mínima invasión es una novedosa alternativa que permite el tratamiento de enfermedades a través de pequeñas incisiones en la piel. Esto permite una menor exposición de órganos vitales, así como una menor lesión de los tejidos alrededor del área afectada.

 La principal ventaja de la cirugía mínimamente invasiva es la de ofrecer los mismos, o mejores resultados que las técnicas convencionales, pero minimizando el trauma en el cuerpo.

 Entre otras ventajas debemos enumerar las siguientes:

  • Incisión más pequeña, comparada con las técnicas convencionales (cirugía de mínima invasión: 1 cm versus cirugía convencional: mayor a 5 cm), lo que la hace que la cicatriz se note menos, es decir sea más cosmética.
  • Si existe una menor incisión, tendremos una menor herida y por lo tanto un mínimo dolor incisional.
  • Al crear menor trauma y tener una herida más pequeña, tendremos un escaso sangrado quirúrgico y menos probabilidad de infección.
  • Debido a que no se crea una inestabilidad de los estructuras que sostienen la columna, el paciente es dado de alta el mismo día, constituyéndose así en una cirugía ambulatoria. Además permite una reincorporación a la vida habitual en menos de una semana (entre 4 y 7 días)
  • Al tener una menor tasa de complicaciones y menor tiempo de estadía en el quirófano y hospitalización obtendremos un menor costo médico asociado.
  • Permite al cirujano minimizar el riesgo natural de lesionar estructuras nerviosas y vasos sanguíneos, asociado a cualquier cirugía de columna ya que permite: visualizar el forámen intervertebral, evita manipular la medula espinal y las raíces nerviosas.
  • Por ser una cirugía con mínima lesión de los músculos y ligamentos que sostienen la columna, no genera inestabilidad, ni fibrosis (cicatriz alrededor de la medula y/o las raíces nerviosas) postquirúrgica.

 

¿Qué es la cirugía endoscópica de columna?

 Es un tipo de cirugía de mínima invasión que, con el uso tecnología de punta, permite ingresar a la zona afectada, y a través de una microcámara de alta definición, tener la posibilidad de visualizar estructuras que el ojo humano no podría ver.

 La cirugía endoscópica permite realizar técnicas más complejas, con la seguridad de visualizar las estructuras y evitar lesiones.

 

Fuente. Centro de Columna. 2014

 

¿Cuáles son los pasos previos al tratamiento quirúrgico del dolor de espalda?

 Antes de pensar en una cirugía, su médico debe ofrecerle un tratamiento conservador, es decir un tratamiento que no implique un procedimiento invasivo, sino la corrección de factores de riesgo y tratamiento del dolor. El tratamiento médico o conservador consiste en higiene postural, farmacológico y fisioterapia.

 Este paso es importante, ya que hasta 9 de cada 10 pacientes con hernia discal logran una mejoría únicamente con el  tratamiento conservador.

 La higiene postural consiste en evitar actividades y posiciones inadecuadas que pongan en riesgo la columna. Es decir, mantener siempre una posición adecuada al estar de pie o sentado para la espalda o el cuello.

 El tratamiento farmacológico incluye el uso racional y bajo formula médica de analgésicos y antiinflamatorios, que permiten minimizar la presentación de dolor general o localizado.

 Por último, la fisioterapia implica la realización de ejercicios dirigidos al fortalecimiento y flexibilización de la columna. Estos comienzan con sesiones de estiramiento, para continuar con periodos de fortalecimiento.

 El tratamiento médico debe implementarse durante al menos cuatro semanas para lograr una mejoría o para considerar un tratamiento más radical.